Relato: Pétalos escarchados.

Sin mas intención que crear una historia que incomode al lector y producto de una escritura casi automática durante una salida de campo en la facultad nació este breve relato que creo cumple totalmente con esa intención inicial.

Pétalos escarchados





De nuevo me encuentro en la misma situación, debido a mi febril, y como ya sabes majestuoso, trabajo me había olvidado de comprar mas pinturas y me vi obligado a dejar a la bella Rose sola en mi taller. Ella es mi musa, creo que aún no la conoces, es la viva imagen de la perfección, joven de una blanca piel de porcelana, músculos perfectamente tonificados, anchas y seductoras caderas, ojos de un hermoso jade veteado de oro, y dorados y largos rizos brillantes. Ah, qué desdicha no poder hallarse contemplando ese hermoso cuerpo en todo su esplendor, de solo pensar en ella un instinto bestial se apodera de mi, pero no es todo mi culpa. Ella es una chica traviesa, me susurra con gran erotismo al oído, se pasea desnuda por mi taller, suele tenderse de piernas abiertas en el diván dirigiéndome una lasciva mirada.

Excelente, el viejo Lucas tiene todo lo que necesito. Maldito viejo asqueroso, me sorprende que alguien tan feo pueda crear productos de tan alta calidad, es la mejor materia prima para producir obras de inmensa belleza.

¿No crees que estos treinta minutos de caminata se han hecho muy largos? Olvidalo, debe ser la ansiedad de ver a Rose. Además odio bajar a la ciudad, está abarrotada de de vagabundos olorosos, llena de desperdicios, una imagen repugnante, pero nada podemos hacer, sin fealdad no podríamos ver la belleza, son dos caras de una misma moneda.

Aquí está mi belleza. ¿Qué pasa mi amor, te ves extraña? Tal vez un baile te anime. Que extraño ¿No te parece que le falta gracia a sus movimientos, mi amigo? Yo creo que si, mira que movimientos tan torpes hace, no se mueve como la tierna mariposa que es.

¡¿Qué es ese olor?! No, no no no ¿Lo sientes verdad? No puede ser, no puede estar pasando, ese olor tan particular, no de nuevo. Es el olor que producen las cosas más bellas al marchitarse, mira sus ojos están nublados, sus brazos se empiezan a endurecer. Rigor mortis, ruin voluntad de la carne mortal que conspira en mi contra y en contra de la belleza.

¡Que diablos! Ya no es hermosa, ya no me sirve, la tiraré en el basurero más tarde. Creo que ya va siendo hora de que conozcas a la hermana pequeña de Rose, Lily. Si bien todavía no es una mujer tiene los mismos rasgos hermosos que su hermana pero aún conserva esa belleza inocente de las niñas pequeñas. Estoy seguro que te va a parecer de lo más deliciosa, quizás hasta la comparta contigo pero tendrás que esperar a que se descongele.

Comentarios